domingo, 15 de enero de 2012

Quizá sea esta vez.

Unos cuantos años después. En esa ciudad donde se conocieron, su lugar. Tras doblar una esquina cualquiera de una calle sin nombre sus miradas se cruzan de nuevo. Después de tanto tiempo. Allí, otra vez. Como dos extraños, como dos cómplices de un pasado que nadie más conoce. Quizá porque nunca se supo o simplemente porque es demasiado complejo como para que personas ajenas lo entendieran.

Y fueron capaces de sostenerse la mirada durante unos segundos. Unos segundos que se hicieron eternos y permitieron que miles de recuerdos aflorasen a sus mentes.

Sus cabezas se giraron para volverse a ver, una vez más. Fue inevitable que apareciera una sonrisa en sus caras. Bastaron solo unos segundos para comprender el jeroglífico que abandonaron hace tiempo. Quizá esta vez sea el momento y se atrevan a quererse.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada