martes, 19 de febrero de 2013

Fold it.


La ciudad continúa su ritmo. Y ellos, en aquella pequeña habitación se mantienen la mirada. Ella, demasiado frágil, contiene las lágrimas y aprieta los labios. Él, con las manos en los bolsillos adopta un gesto neutro, mostrando la mínima expresión posible. Se miran, pero no se reconocen.

Las manecillas del reloj de la mesilla suenan cada vez más fuerte y su sonido se hace con el silencio de aquellos minutos que duran una eternidad. Por un momento pierden la noción del tiempo y analizan aquello en lo que se fijaron esa lluviosa tarde de noviembre.

Los ojos de ella ahora están tristes, nada que ver con la mirada expresiva de aquel día. Y su sonrisa está oculta bajo esos gruesos labios que se mantienen firmes, intentando temblar lo menos posible. El magnetismo de él se ha evaporado, quizá en la boca de otra. Y se quedan ahí, frente a frente, con un abismo de separación. Tan diferentes, tan incompatibles.

Ella siente un nudo inmenso en la garganta, no le deja respirar y apenas es capaz de contener el llanto. Y desvía la mirada. Un escalofrío le recorre el cuerpo y se acuerda de los consejos que nunca quiso escuchar. De los dos mundos. De la barrera invisible. Pero también se acuerda de esas manos entrelazadas al borde de la cama y de las palabras que aún le sonaban extrañas.

Y entonces le devuelve la mirada. Él sigue inmóvil, en la misma posición y con esa expresión tan fría impropia de él. ¿Cuándo dejó de ser aquel chico de hace un par de meses? Esos ojos tan carentes de significado ahora le hacen daño. Como dardos que se clavan en su pecho. Ya no puede contenerse más y echa a llorar. Se abraza a sí misma y se deja caer al suelo.

Él se inclina hacia ella y le levanta la cabeza por la barbilla. Pero ella no quiere su compasión, no le vale su interés de alquiler. Le aparta la mano con rabia y aprieta los dientes. Se ha caído. Y no quiere levantarse. 


No con él. Ya lo hará sola. Algún día... 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada