miércoles, 26 de marzo de 2014

Consciente.

Empiezo a ser consciente de todo aquello que hasta ahora me negaba a ver. Hace unos pocos meses me dedicaba a dibujar imposibles. Ahora creo en la madurez repentina de una noche crítica, acepto cierta falsedad necesaria aunque no la tolere, me fío antes de una mirada que de una sonrisa. He aprendido que no siempre los abrazos abrazan, ni las palabras tranquilizan. Que el tiempo pone las cosas en su lugar, pero hay algunas que jamás acaban donde deberían. Que inevitablemente crecemos, aunque nos dejemos la piel en ese intento y nunca logremos ser adultos del todo.

La última lágrima que he derramado me ha hecho darme cuenta de que ojalá todas las veces que lloramos fueran de alegría. Que siempre va a quedar algo de nostalgia en el último rincón de nuestro corazón. Que el “siempre” y el “nunca” a menudo se utilizan al revés. Y que los años pueden cambiar nuestras maneras de ver el mundo, pero nunca nuestra esencia.

Después de tantas noches sin dormir y tazas de café amontonadas, el miedo se ha quedado a vivir en mi armario. Y de vez en cuando, le da por salir a hacerme compañía. Me pregunto qué fue de mi sonrisa permanente, de mi fuerza innata. Adónde fueron a parar aquellas promesas que me hice a mí misma, adónde la ilusión continua por sentir.

Soy consciente de los años pasados, de las nuevas marcas impresas en la piel y en el alma. Me descubro a mí misma tirando de la otra parte que se negaba a continuar. Mi cuerpo ha adoptado más de una nueva curva y mi sonrisa está ya a prueba de incendios. He amado, me he equivocado y he vuelto a amar. Me he dado cuenta de que hay bebidas que alivian ciertos dolores del alma, y canciones que expresan lo que jamás nadie pudo decir. Que siempre queda un refugio al final del túnel, una mano a la que agarrarte y una soledad que disfrutar.

Que irremediablemente la vida no va a parar y que debemos ser nosotros los que nos sincronicemos con ella.

Y con nosotros mismos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada